...un momento por favor!
 

Octubre de 2017.


CLASIFICACIÓN: 

986.18617 - D41  DIAZ M., J.M. El escudo guayanés en Colombia: Un mundo perdido. Cali : Banco de Occidente, 2016. 203 p.


En el corazón de las selvas de la Amazonia y de las planicies de la Orinoquia colombiana, se encuentran algunas de las formaciones geológicas más antiguas del planeta, perteneciente al escudo guayanés, cuya base es una porción de la primera corteza terrestre.

Esta región hace parte de uno de los ecosistemas de selva tropical mejor conservados del mundo y de las sabanas naturales más extensas del norte de Suramérica, que por su aislamiento y por lo inhóspito de sus ambientes, está habitada por unos pocos grupos indígenas que han logrado convivir en armonía con su entorno.

El escudo guayanés en Colombia, un mundo perdido, permite llegar a ese universo desconocido, donde el paisaje está compuesto por sólidas rocas de dimensiones colosales y por altas mesetas que terminan en paredes verticales de más de 500 metros de altura y se encumbran sobre un inmenso bosque húmedo tropical.

En este mundo perdido la vida se manifiesta de maneras sorprendentes: Caños de aguas cristalinas teñidos por algas de vivos colores que se mezclan con ríos caudalosos cargados de sedimentos y con corrientes de aguas negras que nacen en el medio de la selva; plantas que han desarrollado estrategias tan sorprendentes como alimentarse de insectos, adherirse a las rocas o soportar el fuego, para adaptarse a las condiciones adversas de los suelos y del clima; animales como murciélagos, guácharos y lagartos que aprovechan la infinidad de cavernas y grietas para establecer sus madrigueras; e insectos y mariposas multicolores que logran sobrevivir en medio de una vegetación en constante evolución.

Desde hace miles de años, comunidades procedentes de diversos lugares se internaron en estos territorios y dejaron plasmados en las rocas cercanas a los ríos Vaupés, Guayabero y Orinoco, entre otros, y en las paredes verticales de las formaciones rocosas de las serranías de Chiribiquete, La Lindosa y La Macarena, testimonio de la fauna que existió, de sus formas de subsistencia, sus creencias y sus mitos. Estas expresiones son veneradas por los nativos y a través de ellas rinden tributo a sus antepasados.

Última actualización:2017-09-29 Autor:Cenicafé

Página 4 de 149 páginas ‹ Primera  < 2 3 4 5 6 >  Última ›