...un momento por favor!

Quiénes Somos/ Reserva Forestal Planalto

2017-04-10

Suelos de la Reserva Forestal Planalto




Los suelos de la Reserva Forestal “Planalto” en Cenicafé, son derivados de rocas anfibolitas y en algunos sitios se encuentran cubiertos por cenizas volcánicas.  Los suelos son clasificados cartográficamente como complejo Chuscal, y taxonómicamente como Typic eutropepts (30%), Paralithic eutropepts (20%), Lithic troportents y Paralithic troporthents (8%). Por tanto, los suelos que se originan a partir de estas rocas son franco arcillosos a arcillosos, pedregosos de superficiales a profundos, con materia orgánica escasa (3,1 a 6 %) (Federacafé, 1982b; 1986; 1988).


Las anfibolitas, son rocas metamórficas regionales de color verde oscuro, de carácter masivo (no exfoliables) compuestas de anfiboles (hornblenda, antofillita, cummingtonita) plagioclasas (andesina – bitownita) y diseminados en la masa pirita y calcio. Este último mineral las identifica como rocas margosas. Esta constitución permite que la meteorización sea rápida e integral, debido a que al descomponerse la pirita, genera ácido sulfúrico (H2SO4) que reacciona con el calcio para formar anhidrita (CaSO4), compuesto que al hidratarse produce yeso (CaSO4.2H2O), el que al formarse aumenta de volumen con resquebrajamiento intenso de las rocas, siendo este el primer paso de meteorización (Federacafé, 1988). Luego se continúa el proceso tornándose los fragmentos de color pardo amarillento con las caras recubiertas de manganeso, material que esta muy asociado con la resistencia baja al cortante tangencial, lo que favorece la susceptibilidad alta de estos suelos a los movimientos masales (Rivera 1999c). Por último, el material pardo amarillento se homogeniza, constituyéndose en el suelo derivado de la roca anfibolita, con recubrimiento escaso de materia orgánica, que es la protectora de estos suelos a la erosión. Estos materiales frecuentemente fracturados, facilitan la infiltración alta de agua lo que favorece su alteración y meteorización rápidas. La fracturación de éstas rocas se debe, también en gran parte, a las fallas geológicas que atraviesan la zona cafetera y el país en general, especialmente, ramales de la falla de Romeral que atraviesa el país de sur a norte.  Estas rocas se derivan del metamorfismo regional de lavas y tobas basálticas o bien de filones y yacimientos gábricos y diabásicos (Federacafé, 1975).



El complejo Chuscal – Chinchiná (CHU – CH) son suelos derivados de un material parental de Anfibolitas (esquistos anfibóliticos) y cenizas volcánicas que sobre la fisiografía de “Planalto” con vertientes erosiónales con longitudes que pueden variar entre muy largas (500 – 800 m.) a extremadamente largas (>800 m.), y con inclinaciones mayores del 75% son de difícil manejo (Federación Nacional de Cafeteros de Colombia 1998a).



Dentro del complejo y en lo que corresponde a los suelos desarrollados a partir del esquisto anfibólico es posible encontrar en primer lugar y en los sectores de mayor pendiente suelos incipientes tipo Entisoles con contactos líticos o paralíticos (fases pedregosas) cerca de la superficie del suelo, esta circunstancia revela la condición pobre en lo que respecta a la retención de humedad (Federación Nacional de Cafeteros de Colombia 1998a).



Cenicafé en la Reserva Forestal “Planalto”, se encuentra localizado sobre rocas anfibolitas.




Pag. 4 / 6 ‹ Primera  < 2 3 4 5 6 >